Picón Caparrós, Sebastián

Fecha de nacimiento: 
12/07/1900
Lugar de nacimiento: 
Fecha de defunción: 
17/11/1940
Clasificación de la persona: 

El marino mazarronero Sebastián Picón Caparrós falleció en el naufragio del mercante sueco Verónica en 1940. Este extraño suceso resulta más insólito si añadimos que lo hundió un submarino alemán cuando transportaba mineral de hierro a las islas británicas y que más de la mitad de su tripulación era de Cartagena.

La represión franquista sobre la marina republicana, así como el exilio de los marinos son objeto de estudio de investigadores como Floren Dimas Balsalobre y Victoria Fernández Díaz, que cada día nos desvelan datos y episodios de la historia de la guerra y la posguerra que la dictadura intentó borrar. Pese a todo, a veces surgen casos como el del vapor Verónica que nos plantean nuevas incógnitas sobre el papel de España y los españoles en la II Guerra Mundial.

Hace un tiempo encontramos en el Boletín Oficial del Estado de fecha 6 de enero de 1941 un comunicado del Ministerio de Asuntos Exteriores del fallecimiento de españoles en el extranjero, entre ellos uno natural de Puerto de Mazarrón. La noticia resultaba curiosa tanto por la fecha del fallecimiento, 17 de noviembre de 1940, cuando Europa se encontraba sumida en la II Guerra Mundial, como por la causa del fallecimiento, hundimiento de un vapor sueco, así como por el elevado número de fallecidos españoles, diez en total, de los cuales nueve eran de Cartagena (o del barrio cartagenero de Santa Lucía) y uno de Puerto de Mazarrón. El comunicado dice así:

El señor Cónsul General de España en Londres participa a este Ministerio el fallecimiento de los tripulantes españoles que perdieron la vida el día 17 de noviembre último en el hundimiento del vapor sueco «Verónica», que son los siguientes:

José Andújar, Cuesta de la Baronesa 2, Cartagena.

Tomás Pérez Puerta de la Villa, 13, Cartagena

Ángel Rodríguez, Cuesta del Tajo 12, Santa Lucía.

Salvador Cerezo, calle las Largas, número 25. Santa Lucía.

José Hernández, Cuesta de la Baronesa, 2. Cartagena.

Ventura Hernández, calle San Francisco, 78. Cartagena.

Francisco Ruiz, Casa Colorada, 10. Santa Lucía.

José Navarro, calle Remedio, 13. Santa Lucía.

Pedro Ruiz, calle Nueva. Cartagena.

Sebastián Picón, calle Cuesta, 39, Puerto de Mazarrón.

Puesto que hubo comunicación oficial, el Registro Civil de Mazarrón anotó la defunción de Sebastián Picón Caparrós, haciendo constar en la misma la causa del fallecimiento: naufragio del vapor ‘Verónica’. Sueco.

Los archivos parroquiales de Puerto de Mazarrón y los padrones municipales nos permitieron completar la identidad de este marino. Sebastián Picón Caparrós nació en Puerto de Mazarrón en 12 de julio de 1900, hijo de Andrés Picón Pérez, pescador, y de Francisca Caparrós Cervantes, ambos naturales de la provincia de Almería. Tanto su padre como algunos de sus tíos se habían instalado en Puerto de Mazarrón a finales del siglo XIX; todos habían formado allí sus familias y se dedicaban a oficios relacionados con el mar, al igual que Sebastián y sus tres hermanos, Andrés, el mayor, Diego y Miguel, los dos menores. Su madre falleció de bronquitis en 1928, antes de que se proclamara la II República, y su padre, el 7 de marzo de 1939, cuando la flota republicana navegaba hacia Bizerta (Túnez), poco antes del fin de la guerra. Para entonces los dos hermanos mayores, Andrés y Sebastián, ya tenían sus propias familias y residían en casas contiguas de la calle Francisco López de Goicoechea. Sebastián se casó en 1932, en la iglesia de San José, con María Encarnación Vera García, una joven de Puerto de Mazarrón, hija de Calixto Vera García, agente de arbitrios municipal, con la que tuvo a su único hijo, Andrés Picón Vera, en 1935, antes de que la guerra de España (1936-1939) y la II Guerra Mundial truncaran su futuro.

Vistas del Puerto 1917

http://www.laverdad.com.es/2011/09/fotografias-antiguas-de-mazarron-81.html

Sebastián Picón Caparrós era marino. En la primavera-verano de 1922 era marinero de primera a bordo del submarino Isaac Peral cuando dicho submarino intervino en la guerra del Rif (Marruecos), junto al submarino B-1, realizando tareas de evacuación de civiles y aguada de los asediados[1]. La tripulación de ambos submarinos, así como la de otros buques, fue distinguida por estas acciones.

(…)

Submarino «Isaac Peral».

…Sebastián Picón Caparrós, marinero de primera…

Distinguidos. -Por el celo y entusiasmo que demostraron en el cumplimiento de su deber durante el reconocimiento del Peñón de Alhucemas la noche del 5 de junio bajo el fuego de cañón y fusil que empezó al estar el buque dentro de la cala del Salto de la Pepa.[2]

Este suceso coincidió quizás con el periodo del servicio militar. Después siguió su oficio de navegante y posiblemente fue marino de la armada republicana durante la guerra española de 1936-1939, pues su reemplazo fue uno de los últimos movilizados por la República en enero de 1939.

Poco antes del final oficial de la guerra, a primeros de marzo de 1939, tras la sublevación en la ciudad de Cartagena, la escuadra republicana partió con rumbo a Bizerta (Túnez)[3], pero no marcharon todos los marinos. A los marinos refugiados en el norte de África les esperaba la reclusión en el campo de concentración de Meheri Zebbeus (Túnez). Para los marinos que permanecieron en Cartagena, y para los que decidieron regresar a España con la flota a principios de abril, comenzó un duro periodo de represión, con procesos sumarísimos que apartaron de la marina y sentenciaron a muchos de ellos a largas condenas o a pena de muerte[4].

No hay evidencia de que Sebastián Picón Caparrós partiera con la flota a África, lo más probable es que permaneciera en Mazarrón o en Cartagena, intentando pasar desapercibido como su compañero de infortunio, José Andújar Hernández[5], para evitar ser enjuiciado, hasta que ambos consiguieron enrolarse, junto con otros cartageneros, en un mercante sueco que cargaba mineral de hierro en el puerto de Águilas en octubre de 1940.

Mercante Verónica

Foto: Sjöhistoriska Museet, Estocolmo (https://www.uboat.net/allies/merchants/658.html)

España y Suecia mantenían buenas relaciones. El gobierno sueco había formalizado relaciones comerciales con los franquistas en enero de 1939, antes de que finalizara la guerra en España, una decisión que satisfizo a los empresarios suecos y enojó a la militancia de base que se había movilizado en favor de las víctimas del fascismo. En Suecia, como en muchos otros países europeos, la sociedad civil se organizó para socorrer a la República española enviando dinero, material humanitario y brigadistas, al tiempo que su gobierno se adhería al acuerdo de no intervención[6]. Tras la victoria franquista y transcurridos unos meses, la contienda mundial sería la principal preocupación de la población sueca.

Suecia, igual que España, se declaró neutral en la II Guerra Mundial, lo que no evitó que sufriera sus efectos, especialmente en la marina mercante, ya que sus barcos estuvieron sometidos a un doble control alemán e inglés. El gobierno sueco se mantuvo neutral, pero prestó ayuda a Alemania, especialmente desde el punto de vista económico, destinando su exportación de hierro hacia este país. Como contrapartida, en favor de la neutralidad, Suecia alquiló desde 1940 su flota a los aliados[7].

En España, el conflicto bélico mundial y el aislamiento internacional, reactivaron la explotación de hierro que fue destinado principalmente a la siderurgia nacional. Se reanudaron las concesiones mineras en Cartagena y en las zonas de Lorca y Águilas, aprovechando el servicio ferroviario y las buenas condiciones del embarcadero de Águilas que, por su cercanía y accesibilidad, representaba una ventaja que compensaba el escaso rendimiento de unos yacimientos generalmente pobres.

Tren y embarcadero de minerales El Hornillo, Águilas (Murcia)

https://www.todocoleccion.net/postales-murcia/aguilas-murcia-embarcadero...

Este contexto podría explicar que un mercante sueco reclutara en España gran parte de su tripulación y efectuara una importante carga de mineral de hierro, tan demandando durante la guerra, sobre todo teniendo en cuenta la afinidad de ambos gobiernos con la Alemania nazi. Quizás España desconocía el destino de esta carga, pero lo que no podía ignorar era que, desde septiembre de 1939 salían con frecuencia expediciones de buques desde Gibraltar hacia las islas británicas.

 

Tripulación del mercante sueco Verónica[8]

 

Nacionalidad

Nombre

Rango

Fallecido/

superviviente

1

España

Andújar Hernández, José

Marinero de primera

fallecido

2

España

Cerezo, Salvador

Marinero

fallecido

3

Dinamarca

Christensen, Poul E. Mandix

Marinero de cubierta

fallecido

4

Suecia

Danielsson, Carl Petter Ludvig

Oficial jefe

fallecido

5

Suecia

Elmquist, Robert

Maestre

superviviente

6

Suecia

Fröjd, John

Contramaestre

fallecido

7

España

Hernández, José

Operario

fallecido

8

España

Hernández, Ventura

Fogonero

fallecido

9

España

Hernández Méndez, Alfonso

Camarero comedor

superviviente

10

Suecia

Levin, Ebbe Gunnar

Segundo oficial

fallecido

11

España

Martínez, Salvador P.

Cocinero

superviviente

12

España

Navarro, José

Fogonero

fallecido

13

España

Pérez, Thomas

Marinero de primera

fallecido

14

Suecia

Persson, Johan

Ingeniero jefe

fallecido

15

España

Picón Caparrós Sebastián

Máquinas

fallecido

16

Dinamarca

Rasmussen, Hans Christian

Mayordomo

fallecido

17

España

Rodríguez, Ángel

Marinero

fallecido

18

España

Ruiz, Francisco

Fogonero

fallecido

19

España

Ruiz, Pedro

Calderas

fallecido

20

Suecia

Tillgren, Gregor

Segundo ingeniero oficial

fallecido

 

La superioridad de la flota británica con respecto a la alemana centró la acción de Alemania en el ataque a las comunicaciones comerciales utilizando submarinos. La batalla del Atlántico se libró en torno a los buques mercantes que transportaban suministros hacia y desde las islas británicas. Dicho transporte se organizó en convoyes de buques en cuatro rutas nombradas con siglas que indicaban destino y origen, seguida de un número de orden[9]. Los convoyes HG (Homeward, Gibraltar) eran los que partían de Gibraltar. El convoy HG-1 salió de Gibraltar el 26 de septiembre de 1939 y el último de esta serie fue el HG-89 que partió de Gibraltar el 19 de septiembre de 1942. Sebastián Picón Caparrós zarpó en el convoy HG-46.

En octubre de 1940, el mercante sueco Verónica cargó 1831 toneladas de mineral de hierro en Águilas y puso rumbo a Gibraltar. Su destino era Barrow-in-Furness, en Inglaterra. El jueves 31 de octubre de 1940, el convoy HG-46 partió de Gibraltar con 51 barcos, y llegó a Liverpool el 19 de noviembre. Dos naves no llegaron a su destino. El 17 de noviembre de 1940, el submarino alemán U-137[10] torpedeó y hundió al noroeste de la isla Tory, Irlanda, en el norte del Océano Atlántico, a la nave británica Saint Germain y al vapor sueco Verónica. El hundimiento de la motonave británica no ocasionó víctimas, mientras que el siniestro del vapor Verónica registró diecisiete muertos y tres supervivientes.

A las 17:30 horas del 17 de noviembre de 1940, el submarino alemán U-137 descubrió dos buques rezagados del convoy HG-46. El Saint Germain fue alcanzado por un torpedo a las 20:14 horas y el Verónica a las 20:40 horas.

El vapor Verónica, un mercante desarmado, fue alcanzado por el torpedo a babor, en la bodega, mientras navegaba en una noche oscura. Se hundió por la proa en medio minuto. Robert Elmquist avistó el submarino a unos 200 metros, momentos antes de la explosión del torpedo. La detonación destruyó el puente y lo precipitó abajo, pero logró liberarse, salir a la superficie y subir a una balsa con la ayuda de los marineros de cocina Salvador P. Martínez y Alfonso Hernández Méndez. Diecisiete tripulantes fueron arrastrados al fondo. Los tres supervivientes fueron recogidos por un pesquero islandés seis días más tarde y trasladados al hospital[11]

El triste suceso fue comunicado con rapidez. Como se ha mencionado, el BOE publicó la lista de fallecidos a principios de enero de 1941, y el Registro Civil de Mazarrón inscribió la defunción de Sebastián Picón Caparrós tras recibir la notificación del oficio del Departamento Marítimo de Cartagena, Comandancia Militar de Marina, de fecha 7 de marzo del mismo año.

María Encarnación se trasladó con su hijo a la casa de sus padres cuando enviudó; su padre se encontraba en prisión atenuada, aún faltaban varios meses para que le concedieran la libertad condicional tras haber sido condenado en procedimiento sumarísimo a seis años de prisión por Auxilio a la rebelión[12]. El marido de su hermana María Josefa, Pedro Reyes Galindo[13], aguardaba en prisión el consejo de guerra que lo condenó a muerte unos meses más tarde. Diego Picón Caparrós[14], hermano de Sebastián, también sería sometido a procedimiento sumarísimo en Valencia.

Suecia concedió una paga[15] a las viudas de los marinos que perecieron en el mercante Verónica, un beneficio que no disfrutarían las viudas de guerra del ejército republicano ni las viudas de los fusilados por la represión franquista de postguerra.

Encarnación “la Calixta”, mujer menuda, vivaz y laboriosa, trabajó duro cuidando cabras. Compró un trozo de tierra y dio estudios a su hijo Andrés que fue maestro en Puerto de Mazarrón.

Andrés Picón Vera y su esposa Concepción Vera Piñero

Foto. http://conchasanchezlorente.blogspot.com/


[1] A mediados de abril realizaron tareas de evacuación de civiles en el Peñón de Vélez de la Gomera y, en la noche del 5 de junio, ambos submarinos entraron en la bahía de Alhucemas para abastecer de agua a los defensores, repitiendo la acción el 23 de junio. (Rodríguez González, A. Ramón, “El bautismo de fuego de los submarinos españoles” artículo 11/02/2015, https://abcblogs.abc.es/espejo-de-navegantes/otros-temas/2692.html)

[2] Diario Oficial del Ministerio de Marina, nº179, Madrid 11/08/1922

[3] La insurrección franquista iniciada la noche del 4 de marzo de 1939 en Cartagena amenazaba la base naval.  Miguel Buiza, Almirante de la Armada Republicana, el día 5 dio la orden de zarpar a la flota del puerto de Cartagena para evitar su captura. La situación de incertidumbre tras el golpe de Casado en Madrid lo decidió a dirigirse a Bizerta (Túnez) donde llegaron el día 7 y entregaron la escuadra a las autoridades francesas. El día 2 de abril los buques (con los marinos que decidieron regresar) partieron rumbo a Cádiz y fueron incorporados a la Armada de la España franquista.

[4] Floren Dimas Balsalobre (El precio de la lealtad. La represión franquista contra la marina republicana, Cuadernos de Estudio Alumbra Alumbre Mazarrón, 2018) enumera cincuenta procesos sumarísimos que se saldaron con más de 64 ejecuciones. Benito Sacaluga Rodríguez y el mazarronero Juan Escobar Rodríguez fueron los primeros fusilados.  Así mismo relaciona los procesos de 93 oficiales condenados, de los cuales 8 fueron sentenciados a muerte (a dos de ellos les fue conmutada la pena por cadena perpetua) y 4 prisiones perpetuas (datos extraídos de la obra de Pedro Mª Egea Bruno, La represión franquista en Cartagena, 2009 (Págs. 101-106))

[5]José Andújar Hernández estuvo escondido en el monte hasta que logró enrolarse en el Verónica, según información familiar (correspondencia con su nieto Jaime Ripoll Andújar 15/05/2020). En el CDMH (Centro Documental de la Memoria Histórica) encontramos una ficha de José Andújar Hernández, auxiliar alumno de la Armada, afiliado al SRI, y las referencias de dos expedientes del TERMC (Tribunal Especial para la Represión de la Masonería y el Comunismo) con su nombre (PARES, Portal de Archivos Españoles, http://pares.mcu.es/ParesBusquedas20/catalogo/search)

[6] Fernando Camacho Padilla y Ana de la Asunción Criado, El papel de Suecia en la guerra civil española (1936-1939) https://doi.org/10.4000/framespa.4879

[7] https://www.artehistoria.com/es/contexto/la-neutralidad-sueca [fecha de consulta 19/05/2020]

[8] Tabla de elaboración propia en base al listado de <https://uboat.net/allies/merchants/crews/ship658.html>

[9] Los convoyes comerciales HG partían de Gibraltar, convoyes HX de América del Norte, SL convoyes del Atlántico Sur, y convoyes HN de Noruega. (<https://en.wikipedia.org/wiki/Gibraltar_convoys_of_World_War_II> [fecha de consulta 19/05/2020])

[10] El submarino costero alemán U-137 (1940) realizó cuatro patrullas entre el 21/09/1940 y el 04/07/1941, hundiendo seis barcos, cinco de Reino Unido y uno de Suecia (Verónica).

Este submarino fue hundido poco antes de la rendición de Alemania el 2 de mayo de 1945. El U-137 nunca sufrió bajas entre su tripulación. (<https://en.wikipedia.org/wiki/German_submarine_U-137_(1940)> [fecha de consulta 19/05/2020])

[11] El relato del suceso, así como la tripulación las encontramos en la página <https://www.uboat.net/allies/merchants/658.html> [fecha de consulta 19/05/2020]

[14] Procedimientos judiciales incoados por la justicia militar a raíz de la guerra civil y durante la etapa franquista bajo responsabilidad del Tribunal Militar Territorial 1º, sumario 12851 de 1939, Valencia (AGHD (Archivo General e Histórico de Defensa))

[15] La familia de José Andújar Hernández conservaba la comunicación de la embajada sueca que hacía beneficiaria de una paga a su viuda (información facilitada por Victoria Fernández Díaz)

 

Fuentes de información: 

BIBLIOGRAFÍA-WEBGRAFÍA

ARCHIVOS

  • Registro Civil de Mazarrón
  • Archivo Municipal de Mazarrón
  • Archivos Parroquiales de la Iglesia de San José de Puerto de Mazarrón
  • Boletín Oficial del Estado
  • AGHD (Archivo General e Histórico de Defensa)
  • PARES, Portal de Archivos Españoles, (<http://pares.mcu.es/>)
  • Diario Oficial del Ministerio de Marina

CORRESPONDENCIA-ENTREVISTAS

  • Correspondencia Jaime Ripoll Andújar, nieto de José Andújar Hernández (fallecido en el naufragio del vapor Verónica).
  • Correspondencia Victoria Fernández Díaz, historiadora, Universidad de Valencia.
  • Entrevista Salvador Ardil Moreno, maestro, vecino de Mazarrón, gran conocedor de las gentes del municipio.
Forma parte del proyecto: 

Novedades

20/10/2020

Homenaje en Súria (Barcelona) al deportado mazarronero Juan Pérez Sánchez con un adoquín Stolpersteiner

17/08/2020

Las Trazas de Alumbre es la forma que tiene nuestra Asociación Alumbra Alumbre Mazarrón Historia y Memoria de devolver a la ciudadanía de Mazarrón el trabajo realizado a lo largo del año. En esta ocasión son unas Trazas on-line.

Libro de Visitas

14/04/2016

HOLA,DECIOS QUE ME ENCANTA ESTA INICIATIVA Y QUE ME GUSTA MUCHO QUE SE RECONOZCA LA

13/02/2016

Mis felicitaciones por el admirable trabajo que estáis haciendo.

03/02/2016

Hola quiero felicitar a todos los que haceis posible que la historia y la memoria llegue a todo e

01/06/2015

Hola Alumbradores, os felicito por haber iniciado este camino y me uno a vosotros para recorrerlo

18/05/2015

Este espacio lo ofrecemos como libro de visitas donde dejar vuestro comentario.

Contacto

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que usted es o no una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
5 + 9 =
Solve this simple math problem and enter the result. E.g. for 1+3, enter 4.