Campos Martínez, Francisco

Fecha de nacimiento: 
18/12/1905
Lugar de nacimiento: 
Fecha de defunción: 
29/09/1999
Lugar de defunción: 
Clasificación de la persona: 

LA PERSEVERANCIA DE LAS IDEAS

Una de las razones por las que los mazarroneros, como el resto de republicanos, acaban exiliándose después de la Guerra Civil es su actividad y militancia sindicalista. La lucha por la mejora de las condiciones de trabajo de los grandes colectivos obreros a lo largo del primer tercio del siglo XX fue un caldo de cultivo del compromiso sindical que tras el golpe de estado de 1936 se erigió como uno de los pilares de la lucha antifranquista. UGT y CNT, principales sindicatos existentes con una larga historia reivindicativa y de lucha social se convirtieron a partir de 1936 en una fuente constante de milicianos que se incorporaban al Ejército Popular Republicano, y de civiles comprometidos con la defensa de la República. Aún con claroscuros en las actuaciones previas y durante la Guerra Civil el movimiento sindical no sólo se dedicó a nutrir las filas militares, sino que también se encargó de tejer un entramado social revolucionario donde las personas estaban por delante de los intereses económicos y políticos. 

En este clima Mazarrón fue un terreno abonado a la acción sindical, la minería y los movimientos migratorios asociados a ella, y las pésimas condiciones de vida de estas personas hicieron de Mazarrón un escenario propicio a la lucha sindical y social a finales del siglo XIX y a lo largo del primer tercio del XX. Pero además la diáspora de la masa obrera que sufrió Mazarrón durante la crisis de la minería en la década de los 20 la convirtió también en exportador de trabajadores sensibles a la lucha sindical que se establecieron en zonas ya de por sí activas socialmente como Cataluña. 
 
Algunos de esos mazarroneros exportados a Cataluña llegaron a protagonizar algunos de los episodios de lucha sindical más importantes de la década de los años 30. Uno de ellos fue Francisco Campos Martínez, nacido en diciembre de 1905 en la pedanía de los Rincones, hijo de Francisco de origen lorquino y de María que era originaria de Bédar (Almería). Con 12 años se trasladó en barco a Cataluña junto a su familia como otros muchos mazarroneros que buscaban mejores oportunidades lejos de Mazarrón. Se instalaron en Badalona, en casa de una tía de Francisco que ya había emigrado anteriormente, repitiendo el patrón universal de la agrupación de la emigración en los lugares receptores. La periferia de la Gran Barcelona como la Torrassa en L’Hospitalet de Llobregat, Badalona, Santa Coloma de Gramanet o ciertos barrios de la metrópoli como Can Tunis, ejercieron de polos de atracción de los emigrantes y de sus propias luchas en los albores del siglo XX. 
Francisco entró a trabajar como aprendiz en la Vidriera Badalonesa donde posiblemente entró en contacto con Miquel Peiró [1]. Una enfermedad crónica le obligó a dejar el oficio de vidriero y pasó a ser chófer. En 1927 se casó por primera vez en Badalona, en la parroquia de San José. Comenzó su militancia en la CNT de forma clandestina en 1928. Formó parte del comité de huelga que paralizó en 1930 la empresa italiana instalada en Badalona G. de Andreis Metalgraf Española, una fábrica que contaba con más de 1300 trabajadores y que se dedicaba a la serigrafía de las latas de los productos más diversos conocida en la ciudad como La Llauna. Esta empresa estuvo en el epicentro del pistolerismo de finales de los años 20 [2]
 
Durante esa huelga de 1930 Francisco fue detenido junto con otros tres trabajadores que formaban parte del comité de huelga al parecer por coaccionar a los súbditos italianos de la empresa que no secundaban la huelga. Francisco por esas fechas ya había organizado el sindicato del transporte de Badalona y su actividad sindical era efervescente hasta el punto que en Junio de 1931 fue escogido por el sindicato del transporte como Delegado en el Congreso Extraordinario de la CNT celebrado en Madrid. Allí se alineó con las posturas más moderadas del sindicato que acabaron con el Manifiesto de los Treinta en agosto de 1931, que apostaba por una lucha sindical y social que se apartara de los totalitarismos que algunas figuras del sindicato comenzaban a imponer. 
 
Publicación oficial de la CNT en Badalona. Número dedicado al Segundo Congreso de 1931
 
En Octubre de 1931 participó en el Segundo Congreso de la Federación Local de Sindicatos Obreros de Badalona como integrante del Comité de la Federación Local de Badalona [3], con más de 13000 afiliados, en donde coincidió con otro mazarronero de dilatada carrera política y sindical, José Berruezo, que llegó a ser el último alcalde republicano de Santa Coloma de Gramanet. La complicada situación social en el Área Metropolitana de Barcelona como la clausura de los sindicatos hasta junio de 1932 por orden del Gobernador Civil Anguera de Sojo, las deportaciones de militantes y, concretamente en Badalona, las luchas con los pistoleros del Sindicat Lliure, produjeron en este Congreso la denuncia unitaria expresada en un importante manifiesto firmado por cientos de militantes badaloninos, acusando como responsable de los hechos al Gobernador Civil, entre los que firmó Francisco. Poco después, en el seno de la CNT, un manifiesto fechado en Diciembre de 1932 y firmado por 36 destacados militantes, fue el inicio definitivo de los antagonismos entre la tendencia moderada trentista, y el sector faista. Entre el grupo de firmantes del manifiesto, encontramos a Francisco por el Sindicato del transporte. El intento de implantar la tendencia trentista en Badalona no tuvo éxito y finalmente Francisco fue expulsado de la CNT en septiembre de 1933. Pasó entonces a formar parte de Alianza Obrera continuando su actividad sindical. 
 
Durante la Guerra Civil fue Secretario de la Federación Local de Sindicatos desde Septiembre de 1936 a Mayo de 1937. Posteriormente y hasta su movilización fue director de la colectividad del Transporte. 
 
Durante La Retirada compartió el mismo itinerario que la mayoría de los republicanos, exiliándose en Francia, pasando por el campamento de Saint Cyprien y formando parte de las CTE y de las GTE. Al parecer tuvo que demostrar que no era judío ante los nazis ya que estos lo habían destinado ya a ser deportado a un campo de exterminio. Trabajó para los alemanes adscrito a la Organización TODT y a la NSKK que tenían como finalidad la construcción de instalaciones militares y el soporte del transporte de armas y tropas en territorio francés. Acabada la Segunda Guerra Mundial fue liberado y se instaló en Francia. 
 
En 1946 reemprendió su actividad sindical en el exilio y fue nombrado Secretario del Comité Regional de la CNT de Marsella, una de las ciudades francesas junto a Toulouse que albergó la reconstrucción en el exilio de los sindicatos republicanos, y posteriormente Francisco se instaló en Bordeaux. 
 
Pero esta actividad sindical clandestina no le impidió proponerse la vuelta a la España franquista. En 1948 mantuvo correspondencia con diversos empresarios badaloninos y personas influyentes de régimen franquista con los que mantenía cierta amistad previa a la Guerra Civil, para sopesar su regreso a España. El hecho que no recayeran sobre él delitos de sangre parecía ser garantía de que el régimen franquista tras la consiguiente purga aceptaría su vuelta, aunque en muchos otros casos esto no había sido así. Finalmente en el verano de 1948 Francisco solicitó su entrada en el país en el consulado de Bordeaux y su hermano junto con otras personas se encargaron de recogerlo en la frontera de Cerbère y preparar su llegada a Badalona que era ya conocida. 
 
Seguramente no fueron momentos fáciles, las represalias del régimen franquista y la continuada actividad sindical de Francisco no tuvieron que ser un binomio de fácil convivencia, pero consiguió rehacer su vida de nuevo en Badalona. Se casó de nuevo y ante el hermetismo público de sus anteriores actividades sindicales se dedicó a su trabajo y a su nueva familia hasta su muerte. 
 
Su viuda, ajena a la mayoría de los acontecimientos vitales de Francisco antes de su vuelta a España lo describía como un buen hombre, honesto, recto, reservado, muy trabajador “como todos los mazarroneros que había conocido”. 
 
En realidad sus ideales de lucha social no desaparecieron nunca, Francisco continuó ejerciendo sus activismo y a finales de los años 60 se puso en contacto con otro destacado miembro del trentismo y que llegó a ser ministro en el gobierno republicano de Largo Caballero, Juan López Sánchez, murciano de Bullas que tras un largo exilio volvió a España en 1966 para participar activamente en la reestructuración de la CNT y que publicó un libro sobre la realidad española “España 1966”. En la carta que Francisco le envía a Juan se alegra de los nuevos planteamientos sindicalistas que renacen, y hace un detallado recordatorio de sus ideas dialogantes en las que ya no tiene cabida la violencia ni la imposición por parte de nadie. 
 
Carta personal de Francisco Campos a Juan López Sánchez
 
Fiel a esa concepción de vida y de sociedad de las personas, Francisco no quiso que sus restos descansaran en ningún camposanto, sino que sus cenizas fueran esparcidas en el Ebro donde tantos compañeros perdieron la vida defendiendo sus ideas, tal como se hizo en Septiembre de 1999. 
_________________________________________
[1] Ministro de Industria de la República, y destacado líder anarquista. Fue presidente de la Federación Española de Vidrieros y Cristaleros. Murió fusilado en Valencia en 1942. 
 
[2] Durante la huelga de 1930 se cometió el asesinato de un trabajador a manos de los pistoleros del sindicato de la patronal y un año después en venganza asesinaron a sangre fría a otro trabajador vinculado a dicho sindicato. 
 
[3] El 30 y 31 de Octubre de 1931 se celebró en Badalona el Segundo Congreso de la Federación Local de Sindicatos Obreros. 
Fuentes de información: 

ARCHIVOS

ARCHIVOS PARROQUIALES DE MAZARRÓN

SAN ANDRÉS APÓSTOL

 

SAA

REGISTRO CIVIL DE MAZARRÓN

RC MZ

LISTAS DE RECLUTAMIENTO MAZARRÓN

L REC MZ

PADRÓN MUNICIPAL DE BADALONA

PM BDNA

ARCHIVO HISTÓRICO DE BADALONA

AHBDNA

AMICAL MAUTHAUSEN ESPAÑA

AMICAL ESP

BIBLIOGRAFÍA

-  “La II República a Badalona. 1931-1936. Una població industrial en crisi.” Carreras García, M.; Vall Serpa, N. (1990) Monografíes badalonines núm 12. Museu de Badalona. pp 55-58

- “Diccionari biogràfic del moviment obrer als Països Catalans”. Martínez de Sas, Maria Teresa; Pagès i Blanch, Pelai. (2000) pp 304-305

BIBLIOGRAFÍA

FUENTES PRIMARIAS

ENTREVISTA

Francisca, viuda de Francisco Campos Martínez. 30/8/2012

ENTREVISTA

CORRESPONDENCIA

Fondo documental cedido por Francisco Campos Martínez al Arxiu Històric de Badalona, correspondencia personal.

MAIL

HEMEROTECA

La Vanguardia, martes 7 de octubre de 1930

HEMEROTECA

 

Forma parte del proyecto: 

Novedades

03/12/2017

Visita de integrantes de la Asociación Alumbra Alumbre al Museu de l'Exili de La Jonquera (Girona)

15/11/2017

Presentación en l'Hospitalet de la primera publicación en papel de la Asociación Alumbra Alumbre, Cuadernos de Estudio Nº1. Redes migratorias mazarroneras en Collblanc-La Torrassa 1924.

Libro de Visitas

14/04/2016

HOLA,DECIOS QUE ME ENCANTA ESTA INICIATIVA Y QUE ME GUSTA MUCHO QUE SE RECONOZCA LA

13/02/2016

Mis felicitaciones por el admirable trabajo que estáis haciendo.

03/02/2016

Hola quiero felicitar a todos los que haceis posible que la historia y la memoria llegue a todo e

01/06/2015

Hola Alumbradores, os felicito por haber iniciado este camino y me uno a vosotros para recorrerlo

18/05/2015

Este espacio lo ofrecemos como libro de visitas donde dejar vuestro comentario.

Contacto

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que usted es o no una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
7 + 5 =
Solve this simple math problem and enter the result. E.g. for 1+3, enter 4.